A mi gato le cuesta orinar

FLUTD es el término inglés para “enfermedades urinarias del tracto inferior felino” que engloba una serie de causas por las que los gatos no pueden o les cuesta orinar. Suelen afectar más a gatos machos porque la uretra es mucho más estrecha y se obstruye con más facilidad.

Lo síntomas engloban: orinar con sangre, con dificultad, poca cantidad y en sitios distintos al habitual, dolor, ir muchas veces a la bandeja, lamerse mucho la zona del pene e incluso no poder orinar.

Hay muchas causas que pueden provocar este problema pero, la mayoría de las veces, después de no encontrar nada que lo justifique, llegamos al diagnóstico de cistitis idiopática felina.medicina-felina-cvlejarza

Para llegar a este diagnóstico hay que descartar la presencia de:

  •  Cálculos urinarios. Hay que distinguirlos de los cristales de orina, que pueden aparecer en gatos sanos.
  •  Anormalidades anatómicas que no le permitan orinar bien, ya sean de nacimiento o por lesiones en la uretra, debido por ejemplo, a un traumatismo.
  •  Infecciones de orina
  • Neoplasias para descartar estas causas hay que realizar una exploración del gato, analítica de orina y pruebas de imagen (radiografía y/o ecografía).

Si el resultado de las pruebas es normal, entonces estaremos ante un caso de cistitis idiopática, pero el diagnóstico es siempre por exclusión, es decir, sólo se puede hacer si hemos descartado las otras causas.

La cistitis idiopática es una enfermedad que afecta también a los seres humanos, en la que se relacionan el estrés y la vejiga. Se produce una inflamación de la pared de la vejiga que desprende células y moco que crean tapones que obstruyen la uretra. También se pueden producir espasmos uretrales por el dolor. Lo más importante es tratar el dolor y evitar que se repitan estos episodios.

Nos cuesta creer que un gato que duerme todo el día tenga estrés, pero muchas veces el problema fundamental está en el aburrimiento, y eso es lo que les produce estrés. Es fundamental el enriquecimiento ambiental, es decir, organizar nuestra casa para que el gato viva feliz y activo. También puede deberse a cambios en su entorno: la llegada de un nuevo gato, problemas con la bandeja, dependencia por el dueño, etc.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *