Mascotas en casa: ¿amigos o enemigos?

¿Qué pasaría si queremos incorporar una nueva mascota a la familia pero ya tenemos otra? Pues seguiremos unas pautas básicas para evitar futuros abandonos, siempre sin olvidarnos que los animales no son juguetes.

Aunque parezca mentira es más difícil la introducción entre gatos que entre perros y gatos, porque éstos no son animales de manada como lo son los perros. Lo primero que tenemos que hacer es preparar la casa para la llegada del nuevo gato. Lo haremos en una habitación que no sea del gato residente, para no alterar demasiado su rutina.

En esa habitación pondremos todo lo necesario para el nuevo inquilino: camita, arenero, comedero y bebedero. Deberemos instalar un difusor de hormonas felinas para crear un ambiente de calma en casa. Cuando llegue el nuevo gato a casa lo pondremos en esta habitación, mientras otra persona entretiene al gato residente jugando con él en otro sitio.

veterinario-coruña-cvlejarza

 

Fases de integración de gatos

Al cabo de unos días, cuando el ambiente esté más calmado, empezaremos con la siguiente fase que consiste en frotar un trapo por el cuerpo, las mejillas y la frente de cada gato. Después se lo daremos a oler al otro para que se vayan habituando al nuevo olor. Lo podemos hacer mientras le damos de comer una latita. Esto lo repetiremos dos o tres veces al día hasta que los gatos muestren total indiferencia al nuevo olor.

La siguiente fase consiste en explorar el territorio. Alejaremos al gato residente jugando con él y dándole de comer, mientras dejamos explorar al gato nuevo el resto de la casa. Después dejaremos entrar al gato residente en la zona del gato nuevo sin que esté presente.

La siguiente fase es la de contacto directo. Lo ideal es que primero se puedan ver antes de tocarse, para ello podemos usar una puerta acristalada o un transportín. Usaremos la comida para que relacionen al gato contrario con algo bueno.

Todos estos pasos hay que hacerlos con cautela y sólo los pondremos en contacto en la última fase. Lo más importante es la paciencia y nunca pasaremos de fase si hay conflictos en la anterior.

Las pautas para introducir un gato con un perro son las mismas, pero suelen ir más rápido porque no se ven como competidores entre sí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *