Medicina felina: ¿Mi gato ya es mayor?

Para poder saber si un gato es joven, madurito o mayor lo mejor es hacer una comparativa con la edad humana. Para ello existen tablas avaladas por especialistas en medicina felina.

 

La equivalencia sería la siguiente:medicina-felina-cvlejarza

• 6 meses = 10 años humanos

• 2 años = 24 años

• 6 años = 40 año

• 10 años = 56 años

• 14 años = 72 años

• 21 años = 100 años

 

 

Esto nos hace ser más conscientes de la edad real de nuestro gato. A partir de los 7 años tenemos que empezar a hacer chequeos rutinarios porque ya entran en una fase en donde son más frecuentes las enfermedades.

El gato puede ser una presa, por eso tiende a ocultar las enfermeades, de ahí que sea tan difícil para sus dueños darse cuenta de que le pasa algo.

Síntomas de enfermedades en gatos

Es muy importante vigilar los cambios en la forma de alimentarse, si mueven la cabeza hacia los lados o comen menos, nos puede indicar dolor en la boca o enfermedades como una insuficiencia renal.

También es importante ver si come más y adelgaza, ya que suele estar relacionado con un hipertiroidismo o diabetes mellitus. Es importante pesar de forma periódica a nuestro gato en casa porque si no, se nos van a pasar cambios sutiles que pueden ser muy importantes.

Otro aspecto importante son los vómitos: hay muchos gatos que vomitan de manera rutinaria. Lo que nos pueden indicar un problema es la frecuencia con la que lo hacen.

También es importante vigilar las heces. Tienen que ser duras y sin mal olor. Cualquier cosa que se salga de ahí, nos puede indicar que hay un problema.

Podemos tener también gatos que beban más y no nos damos cuenta, pero una manera de percibirlo es si vemos que tenemos que cambiar la arena más a menudo. Los gatos con artrosis no suelen cojear, pero podemos notar que vacilan al subir a los sitios o que ya no sube tan alto como antes.

También le pueden crecer más las uñas porque ya no se las afila tanto o que defequen fuera del arenero porque le cuesta entrar. Tenemos que vigilar también el aspecto de la piel, si hay zonas sin pelo puede ser que se esté acicalando más porque le pica o porque le duela esa zona. Hay otras cosas como rechinar los dientes, comer arena o lamer las paredes que pueden ser síntomas de enfermedades graves y que el dueño no le de importancia

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *