Medicina felina: ¿Mi gato ya es mayor?

Para poder saber si un gato es joven, madurito o mayor lo mejor es hacer una comparativa con la edad humana. Para ello existen tablas avaladas por especialistas en medicina felina.

 

La equivalencia sería la siguiente:medicina-felina-cvlejarza

• 6 meses = 10 años humanos

• 2 años = 24 años

• 6 años = 40 año

• 10 años = 56 años

• 14 años = 72 años

• 21 años = 100 años

 

 

Esto nos hace ser más conscientes de la edad real de nuestro gato. A partir de los 7 años tenemos que empezar a hacer chequeos rutinarios porque ya entran en una fase en donde son más frecuentes las enfermedades.

El gato puede ser una presa, por eso tiende a ocultar las enfermeades, de ahí que sea tan difícil para sus dueños darse cuenta de que le pasa algo.

Síntomas de enfermedades en gatos

Es muy importante vigilar los cambios en la forma de alimentarse, si mueven la cabeza hacia los lados o comen menos, nos puede indicar dolor en la boca o enfermedades como una insuficiencia renal.

También es importante ver si come más y adelgaza, ya que suele estar relacionado con un hipertiroidismo o diabetes mellitus. Es importante pesar de forma periódica a nuestro gato en casa porque si no, se nos van a pasar cambios sutiles que pueden ser muy importantes.

Otro aspecto importante son los vómitos: hay muchos gatos que vomitan de manera rutinaria. Lo que nos pueden indicar un problema es la frecuencia con la que lo hacen.

También es importante vigilar las heces. Tienen que ser duras y sin mal olor. Cualquier cosa que se salga de ahí, nos puede indicar que hay un problema.

Podemos tener también gatos que beban más y no nos damos cuenta, pero una manera de percibirlo es si vemos que tenemos que cambiar la arena más a menudo. Los gatos con artrosis no suelen cojear, pero podemos notar que vacilan al subir a los sitios o que ya no sube tan alto como antes.

También le pueden crecer más las uñas porque ya no se las afila tanto o que defequen fuera del arenero porque le cuesta entrar. Tenemos que vigilar también el aspecto de la piel, si hay zonas sin pelo puede ser que se esté acicalando más porque le pica o porque le duela esa zona. Hay otras cosas como rechinar los dientes, comer arena o lamer las paredes que pueden ser síntomas de enfermedades graves y que el dueño no le de importancia

Mascotas en casa: ¿amigos o enemigos?

¿Qué pasaría si queremos incorporar una nueva mascota a la familia pero ya tenemos otra? Pues seguiremos unas pautas básicas para evitar futuros abandonos, siempre sin olvidarnos que los animales no son juguetes.

Aunque parezca mentira es más difícil la introducción entre gatos que entre perros y gatos, porque éstos no son animales de manada como lo son los perros. Lo primero que tenemos que hacer es preparar la casa para la llegada del nuevo gato. Lo haremos en una habitación que no sea del gato residente, para no alterar demasiado su rutina.

En esa habitación pondremos todo lo necesario para el nuevo inquilino: camita, arenero, comedero y bebedero. Deberemos instalar un difusor de hormonas felinas para crear un ambiente de calma en casa. Cuando llegue el nuevo gato a casa lo pondremos en esta habitación, mientras otra persona entretiene al gato residente jugando con él en otro sitio.

veterinario-coruña-cvlejarza

 

Fases de integración de gatos

Al cabo de unos días, cuando el ambiente esté más calmado, empezaremos con la siguiente fase que consiste en frotar un trapo por el cuerpo, las mejillas y la frente de cada gato. Después se lo daremos a oler al otro para que se vayan habituando al nuevo olor. Lo podemos hacer mientras le damos de comer una latita. Esto lo repetiremos dos o tres veces al día hasta que los gatos muestren total indiferencia al nuevo olor.

La siguiente fase consiste en explorar el territorio. Alejaremos al gato residente jugando con él y dándole de comer, mientras dejamos explorar al gato nuevo el resto de la casa. Después dejaremos entrar al gato residente en la zona del gato nuevo sin que esté presente.

La siguiente fase es la de contacto directo. Lo ideal es que primero se puedan ver antes de tocarse, para ello podemos usar una puerta acristalada o un transportín. Usaremos la comida para que relacionen al gato contrario con algo bueno.

Todos estos pasos hay que hacerlos con cautela y sólo los pondremos en contacto en la última fase. Lo más importante es la paciencia y nunca pasaremos de fase si hay conflictos en la anterior.

Las pautas para introducir un gato con un perro son las mismas, pero suelen ir más rápido porque no se ven como competidores entre sí.

El fascinante mundo de los parásitos internos

El parasitismo es la relación que existe entre dos especies, en las cual una de ellas, el parásito, vive a expensas de la otra, el huésped. Ciertos parásitos de los animales domésticos pueden afectar al ser humano, por lo que es importante mantenerlos a raya a través de tratamientos antiparasitarios preventivos.

Parásitos más frecuentes:

  •  Giardia duodenalis: puede afectar a las personas y también puede haber contagio entre ellas. La transmisión es a través de las heces que pueden contaminar el agua o la comida. Produce diarreas de intestino delgado.
  • Leishmania infantum: puede afectar a las personas inmunodeprimidas (trasplantados, sida…) Se transmite a través de un mosquito y produce signos sistémicos: pérdida de peso, dermatitis, hiperqueratosis nasal, úlceras en las orejas, enfermedad renal crónica y muerte si no se trata.

vacunacion-veterinario-cvlejarza

  • Babesia spp y Theileria spp: Son protozoos que se transmiten a través de garrapatas. Puede afectar a las personas. Puede ir asociadas a otras enfermedades transmitidas por garrapatas. Produce depresión, anorexia, anemia grave y esplenomegalia.
  • Taenia spp: Es un cestodo específico de los animales, al hombre le afecta otro tipo de tenia, la Taenia solium. La transmisión es a través de la ingestión de vísceras o carne cruda de animales infectados (ratón, conejos, rumiantes…) Según la especie de tenia, afecta a distintos órganos produciendo distintas enfermedades.
  • Dipylidium caninum: Es un cestodo que se transmite a través de las pulgas o piojos. Puede afectar a las personas, sobre todo a niños al ingerir accidentalmente las pulgas. En los animales producen prurito anal y en ocasiones diarrea leve.
  • Aelurostrongylus abstrusus: Es un nematodo que no afecta a las personas. Los gatos se infectan al ingerir caracoles o roedores infectados. Los parásitos se acantonan en el pulmón y producen tos, anorexia, dificultad respiratoria y bronconeumonía.
  • Toxocara canis: Es un nematodo que puede afectar a las personas, sobre todo a niños. La transmisión es a través de la placenta en cachorros, a través de las heces y por ingestión de roedores infectados. Los síntomas son vómitos, diarrea y pérdida de peso.

Medicina felina: Vacunas para gatos

Existe una creencia de que los gatos no se tienen que vacunar porque no salen de casa. Es verdad que ellos no salen de casa, pero nosotros sí y muchas veces somos los portadores de dichas enfermedades. Podemos llevar restos de heces o secreciones de un gato infectado en los zapatos o en la ropa y, al llegar a casa, nuestro gato se restriega en ellos y se puede contagiar. También es verdad que la pauta de vacunación no será la misma en gatos que salen fuera de casa que en los que no, porque el riesgo es menor, pero existe.

Prevenir con la vacunación

Entre las enfermedades que podemos prevenir mediante las vacunas podemos encontrar:

– Rabia: Es una enfermedad mortal, cuya vacunación es obligatoria en algunas comunidades. Se excreta principalmente por la saliva. Afecta al sistema nervioso y puede producir babeo.

– Gripe felina: Causada principalmente por dos virus: herpesvirus y calicivirus. Cursa con estornudos, conjuntivitis, mocos, úlceras linguales, pérdida de apetito y fiebre. Es muy frecuente. Se puede cronificar en el tiempo dando lugar a úlceras corneales y problemas orales difíciles de tratar. Puede llegar a ser mortal.

medicina-felina-cvlejarza

– Panleucopenia felina: Se transmite a través de las heces, orina y pulgas. Produce debilidad, falta de apetito, vómitos, diarrea grave, secreción nasal y fiebre alta. Tiene una elevada tasa de mortalidad.

– Clamidiosis: Afecta principalmente a gatitos de corta edad y colectividades. Provoca lagrimeo duradero con conjuntivitis, estornudos y secreción nasal. También pueden tener falta de apetito.

– Leucemia felina: Es la principal causa infecciosa de muerte. Se excreta por todas las secreciones corporales. El virus provoca una deficiencia del sistema inmune y desarrollo de tumores. Produce pérdida de peso, mal aspecto del pelaje, fiebre, vómitos y diarreas.

– Inmunodeficiencia felina: La principal forma de transmisión es por mordedura. Puede cursar con fiebre, alteraciones en las células sanguíneas, tumores y alteraciones neurológicas. En España no están registradas vacunas frente a esta enfermedad.

– Peritonitis infecciosa felina: Se excreta a través de las heces y secreciones nasales. Produce líquido en cavidades, pérdida de peso, ictericia y muerte. Existe una vacuna, pero no se recomienda.

Nuevos animales de compañía

Hoy en día hay que estar a la moda, hasta con los animales domésticos. No nos debemos dejar impresionar por lo se lleva y antes de adquirir un animal tenemos que conocer sus necesidades y ver si se podrían adaptar a las nuestras.

Siempre debemos adquirir animales con toda la documentación en regla porque, no todo vale, y hay animales que están prohibidos en nuestro país. Vamos a dar una pinceladas de algunos de ellos:

  • Hurón: es un carnívoro muy juguetón y de pequeño tamaño. Tiene una longevidad de unos 6-8 años. El principal problema es que suelen tener un olor muy fuerte. Este olor proviene de sus glándulas sebáceas. La mejor manera de evitarlo es esterilizarlos, pues las hormonas sexuales son las que estimulan la secreción olorosa de la piel.
  • Chinchilla: Tienen una esperanza de vida de unos 15 años. Son animales de actividad nocturna. Suelen ser muy sociables. Viven mejor en grupos, pero hay que vigilar que los dominantes no impidan comer al resto. Toleran muy mal las altas temperaturas y necesitan darse un baño de arena 2-3 veces a la semana para mantener su pelaje. Comen principalmente heno y pienso para chinchillas.
  • Conejo: La esperanza de vida ronda lo 5-7 años. La dieta incorrecta es la principal causa de enfermedad en esta especie. Deben comer heno, que es la base de su alimentación, también le podemos añadir verduras, hojas, hierbas frescas y de vez en cuando hortalizas variadas. También le tenemos que añadir pienso de calidad, pero a partir de los 6 meses sólo le daremos 1-2 cucharaditas al día.

veterinario-cvlejarza

  • Cobaya: Tienen una esperanza de vida de unos 5 años. Son animales tímidos, pero si se siente seguros son muy curiosos. Viven en colonias, por eso necesitan compañía. Toleran mal las altas temperaturas. Su dieta se compone de heno y pienso para roedores. También podemos añadir a la ración diaria vegetales frescos fibrosos, hierbas aromáticas e incluso césped lavado para que no les provoque diarrea. Necesitan aporte extra de vitamina C, con la alimentación o con medicación.
  • Cerdo Vietnamita: Se dicen que son miniatura porque son más pequeños que los cerdos comerciales, pero pueden alcanzar los 90 kilos de peso, por lo que no lo consideramos un animal de compañía adecuado.