El fascinante mundo de los parásitos internos

El parasitismo es la relación que existe entre dos especies, en las cual una de ellas, el parásito, vive a expensas de la otra, el huésped. Ciertos parásitos de los animales domésticos pueden afectar al ser humano, por lo que es importante mantenerlos a raya a través de tratamientos antiparasitarios preventivos.

Parásitos más frecuentes:

  •  Giardia duodenalis: puede afectar a las personas y también puede haber contagio entre ellas. La transmisión es a través de las heces que pueden contaminar el agua o la comida. Produce diarreas de intestino delgado.
  • Leishmania infantum: puede afectar a las personas inmunodeprimidas (trasplantados, sida…) Se transmite a través de un mosquito y produce signos sistémicos: pérdida de peso, dermatitis, hiperqueratosis nasal, úlceras en las orejas, enfermedad renal crónica y muerte si no se trata.

vacunacion-veterinario-cvlejarza

  • Babesia spp y Theileria spp: Son protozoos que se transmiten a través de garrapatas. Puede afectar a las personas. Puede ir asociadas a otras enfermedades transmitidas por garrapatas. Produce depresión, anorexia, anemia grave y esplenomegalia.
  • Taenia spp: Es un cestodo específico de los animales, al hombre le afecta otro tipo de tenia, la Taenia solium. La transmisión es a través de la ingestión de vísceras o carne cruda de animales infectados (ratón, conejos, rumiantes…) Según la especie de tenia, afecta a distintos órganos produciendo distintas enfermedades.
  • Dipylidium caninum: Es un cestodo que se transmite a través de las pulgas o piojos. Puede afectar a las personas, sobre todo a niños al ingerir accidentalmente las pulgas. En los animales producen prurito anal y en ocasiones diarrea leve.
  • Aelurostrongylus abstrusus: Es un nematodo que no afecta a las personas. Los gatos se infectan al ingerir caracoles o roedores infectados. Los parásitos se acantonan en el pulmón y producen tos, anorexia, dificultad respiratoria y bronconeumonía.
  • Toxocara canis: Es un nematodo que puede afectar a las personas, sobre todo a niños. La transmisión es a través de la placenta en cachorros, a través de las heces y por ingestión de roedores infectados. Los síntomas son vómitos, diarrea y pérdida de peso.

Medicina felina: Vacunas para gatos

Existe una creencia de que los gatos no se tienen que vacunar porque no salen de casa. Es verdad que ellos no salen de casa, pero nosotros sí y muchas veces somos los portadores de dichas enfermedades. Podemos llevar restos de heces o secreciones de un gato infectado en los zapatos o en la ropa y, al llegar a casa, nuestro gato se restriega en ellos y se puede contagiar. También es verdad que la pauta de vacunación no será la misma en gatos que salen fuera de casa que en los que no, porque el riesgo es menor, pero existe.

Prevenir con la vacunación

Entre las enfermedades que podemos prevenir mediante las vacunas podemos encontrar:

– Rabia: Es una enfermedad mortal, cuya vacunación es obligatoria en algunas comunidades. Se excreta principalmente por la saliva. Afecta al sistema nervioso y puede producir babeo.

– Gripe felina: Causada principalmente por dos virus: herpesvirus y calicivirus. Cursa con estornudos, conjuntivitis, mocos, úlceras linguales, pérdida de apetito y fiebre. Es muy frecuente. Se puede cronificar en el tiempo dando lugar a úlceras corneales y problemas orales difíciles de tratar. Puede llegar a ser mortal.

medicina-felina-cvlejarza

– Panleucopenia felina: Se transmite a través de las heces, orina y pulgas. Produce debilidad, falta de apetito, vómitos, diarrea grave, secreción nasal y fiebre alta. Tiene una elevada tasa de mortalidad.

– Clamidiosis: Afecta principalmente a gatitos de corta edad y colectividades. Provoca lagrimeo duradero con conjuntivitis, estornudos y secreción nasal. También pueden tener falta de apetito.

– Leucemia felina: Es la principal causa infecciosa de muerte. Se excreta por todas las secreciones corporales. El virus provoca una deficiencia del sistema inmune y desarrollo de tumores. Produce pérdida de peso, mal aspecto del pelaje, fiebre, vómitos y diarreas.

– Inmunodeficiencia felina: La principal forma de transmisión es por mordedura. Puede cursar con fiebre, alteraciones en las células sanguíneas, tumores y alteraciones neurológicas. En España no están registradas vacunas frente a esta enfermedad.

– Peritonitis infecciosa felina: Se excreta a través de las heces y secreciones nasales. Produce líquido en cavidades, pérdida de peso, ictericia y muerte. Existe una vacuna, pero no se recomienda.